News
Publicado el 30 de julio de 2018 Esther Soriano Lloréns Delegada Comercial en la Comunidad Valenciana y Murcia en Bombas PSH - Likitech La formación, es la inquietud que me movió a desarrollar mi Trabajo Fin de Grado (TFG), basándome en la célebre frase de Henry Ford: “Sólo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan, no formarlos para que se queden”. En este proyecto he analizado, en materia de Formación y Prevención de riesgos Laborales, el sector de las Piscinas. Con el objetivo de desvelar si existe una deficiente formación en el sector estudiado y si este aspecto puede ocasionar o dar lugar a un mayor índice de accidentes laborales. Es por ello, que revelada tal relación, se propone un plan de formación en el ámbito de los Certificados de Profesionalidad,en el Catalogo Nacional de Formación para el empleo, desarrollando así la formación en el sector de las piscinas, con el objetivo último de reducir el índice de siniestralidad. Dentro del sector de las piscinas, podemos encontrar piscinas construidas y en funcionamiento desde hace más de 50 años, tanto de uso público como privado. Pero, ¿Dónde se forman en España las personas que diseñan, construyen, instalan y realizan el mantenimiento físico-químico de estas piscinas? A lo largo del presente estudio, analicé la existencia de la profesión, la figura de Técnico en instalación y mantenimiento de piscinas y constaté la necesidad de capacitación para desarrollar su actividad en el sector de modo profesional y en condiciones óptimas de seguridad y salud. Por todo lo cual mi proyecto elabora un plan de formación cuya finalidad será paliar la escasa formación relativa al sector estudiado. Dicho plan de formación estará dirigido a tres grupos de interés. En primer lugar, a los Técnicos titulados, ingenieros agrónomos, arquitectos técnicos y demás grados que puedan estar relacionados con la profesión, cuya finalidad principal será la especialización en el sector. En segundo lugar, a profesionales que, aunque ya se encuentran desarrollando sus tareas de mantenimiento de piscinas, carezcan de formación para ello. Así pues, se pretende que este colectivo pueda actualizar y ampliar sus conocimientos y adaptarlos a las actuales normativas. Finalmente, en tercer lugar, estará dirigido a un colectivo de personas desempleadas, para formarlas en este arte y oficio, considerándolo como una posible salida profesional de calidad. Una vez llevado a cabo el estudio completo, pude extraer las siguientes conclusiones: No existen títulos homologados en el ejercicio de la profesión en las piscinas y es sumamente necesario que se desarrollen los planes de formación para poder preparar a los operarios que trabajan en este ámbito. Uno de los accidentes más habituales para el personal de oficio en las piscinas, se produce durante la manipulación de los productos químicos utilizados para el tratamiento del agua, por realizar mezclas inadecuadas o por no realizarlo con los EPIS correspondientes. Todo ello por el desconocimiento producido por la falta de capacitación específica principalmente. Existen diferentes normativas que afectan al mantenimiento de las piscinas, pero faltaría la coordinación de todas ellas en un único título de formación que abarcase todas estas normativas en único manual de formación para Técnicos en piscinas. Así pues, se constató que la figura profesional de Técnico de mantenimiento de piscinas existe en el mercado laboral y requiere de una formación homologada. Segunda hipótesis del estudio. El nivel de formación incide en la prevención de riesgos laborales y los accidentes que se producen: A mayor formación menor riesgo de accidentes laborales y viceversa, al demostrar que existe una correlación negativa entre ambos conceptos.