¿Pensando en instalar una piscina en la azotea?

Te indicamos los aspectos a tener en cuenta:

Peso: Antes de determinar el tamaño y la forma es necesario que un profesional te confirme si el suelo puede soportar tanto el peso de la propia piscina como el  del agua. En cuanto a la estructura, recomendamos que sea lo más ligera posible, por ejemplo, de paneles de acero inoxidable. La ligereza de este material su resistencia y durabilidad convierten a estas piscinas en la elección perfecta.

No obstante, si se desea utilizar otro material más pesado como el hormigón los técnicos deberán realizar una memoria técnica del edificio para conocer la carga máxima que puede soportar.

Estanqueidad: La estanqueidad en una piscina siempre juega un papel de suma importancia y, en este caso más si cabe ya que, seguramente debajo de la piscina nos encontremos con varios pisos de viviendas. La lámina armada Cefil Pool, es el material idóneo para garantizar la estanqueidad e impermeabilización de la piscina y, para evitar escapes, fugas de agua o grietas. Además, se trata de un revestimiento ligero e ideal para llegar a lugares con difícil acceso, como son las azoteas.

Aislamiento: Al bañarnos en una piscina producimos ruidos que pueden llegar a ser molestos para nuestros vecinos. De ahí, la necesidad de colocar una suspensión elástica que cubra tanto el vaso como las paredes de la piscina.

Dejar una respuesta